Prueba NP300: Nissan atacó primero

La pickup NP300 cumple la misión de reemplazar al modelo Navara, ofreciendo dos eficientes motorizaciones, dos opciones de transmisión, dos tipos de carrocería y una gama compuesta por diez versiones. Se incluye además un kit minero homologado por el fabricante.

Por Leonardo Pacheco //Fotos Prensa Nissan

Ya lo habíamos anticipado. Nissan está apostando fuerte por el mercado chileno, para lo cual no sólo está potenciando su gama de pasajeros sino que también la familia de vehículos destinados al trabajo. En este campo la camioneta NP300, fabricada en México y desarrollada en los caminos de nuestra región, ostenta un rol protagónico ya que pretende no sólo convertirse en la camioneta favorita de las familias o de los amantes de esta funcional tipología, sino que también de los flotistas, especialmente de las empresas mineras; el citado rubro es uno de los más exigentes en materia de calidad y renovación de vehículos.

Nissan es una marca con vasta experiencia en el desarrollo y producción de pickups, algo que avala el hecho de que la NP300 es nada menos que la duodécima evolución que ha mostrado este producto, tomando como punto de partida el modelo presentado en 1933. En resumen, más de 14 millones de clientes tiene a su haber la compañía –acotándonos sólo a este segmento- y la presencia de las camionetas Nissan se extiende a más de 180 países.
A nivel local esta tipología posee una enorme importancia. El 40% de las ventas totales de Nissan corresponden a pickups, por lo que esas 500 unidades anunciadas como expectativa de venta mensual no resultan descabelladas; los ejecutivos de Nissan Chile confían en que esas proyecciones serán ampliamente superadas.

Foto Nissan 5OFERTA MECÁNICA
La nueva NP300 se construye en la planta de México, pero previo a eso fue puesta a punto en los especiales caminos de nuestra región. Es por eso que, tras su paso por Chile, los ingenieros a cargo de los testeos decidieron modificar la suspensión para adaptarla a los rigores de las rutas del norte y del sur; esto dio como resultado que la NP300 que se comercializa en nuestro territorio posee el despeje a piso más amplio del mundo (25,5 cm).

Un punto destacable es la presencia de un chasis reforzado, el que dentro de su marco recibe a los elementos mecánicos para evitar que estos sean dañados por los accidentes del terreno; al observar la línea del zócalo ninguno de estos componentes sobresale.

Para resolver uno de los principales problemas de las camionetas al rodar sin carga dentro de la caja, refiriéndonos a los rebotes y a la falta de aplomo en el puente trasero, es que esta nueva pickup incluye un eje posterior montado sobre brazos múltiples. Mediante esta solución se logra el mismo efecto de un esquema independiente, pero sin perder la resistencia propia de un eje rígido, algo fundamental en una camioneta.

La gama está compuesta por diez versiones, entre las que se pueden elegir dos tipos de motorización. El primero es un gasolinero de 2,5 litros cuyos erogues de potencia y torque alcanzan los 166 CV y 241 Nm, respectivamente. El segundo impulsor es un diésel de 2,3 litros capacitado para generar una potencia máxima de 158 caballos y 403 Nm de torque a partir de las 1.500 revoluciones.

Hay unidades equipadas con transmisión mecánica de seis marchas y otras con caja automática de siete velocidades; el fabricante prevé que el 91% de las ventas se concentren en las unidades equipadas con motor diésel. La gama también incluye sistemas de tracción 4×2 y 4×4, además de cabinas simple y doble.

En cuanto a precios, la marca anuncia un rango que parte en los $11.490.000 y termina en los $21.290.000. El line up se completará paulatinamente, con versiones ya disponibles y otras que llegarán durante el segundo semestre.

Foto Nissan 2EXPERTA EN OFF ROAD
Los exóticos paisajes que ofrece San Pedro de Atacama sirvieron de escenario para la presentación de esta nueva pickup de Nissan. En hora buena, porque en los registros del mercado automotor nacional quedará inscrita la NP300 como la primera en ser estrenada, dejando en lugares rezagados a sus competidores L-200 de Mitsubishi y Hilux de Toyota. No es habitual que la corriente renovadora afecte al segmento de las camionetas, menos aún cambiando el aspecto de tres ejemplares así de influyentes.

En las arenas del norte probamos la unidad equipada con motor diésel, transmisión automática y sistema de tracción integral. Fue una experiencia bastante decidora, que nos sirvió para conocer la energía que emana de este impulsor y someter a examen al eficiente sistema de tracción; en la pista off road los ángulos de ataque y salida (33,2°/27,9°) nos permitieron ingresar a las zonas más intrincadas del terreno.

Esta nueva camioneta es un fiel reflejo de lo que Nissan pretende hacer en nuestro mercado. Actuando como filial, dejando atrás ese periodo en el que estuvo presente mediante representación, busca conquistar el mayor número de segmentos.

Agregar un comentario

Top