Santiago Humberstone: Padre del Salitre

A los 24 años, James Thomas (Santiago) Humberstone, llegó desde Inglaterra a modernizar la producción de nitrato. Sorteó los avatares de la Guerra del Pacífico y mejoró las condiciones de vida de los trabajadores del salitre.

Por Alfredo Galleguillos C. // Fotos SQM y Kurt Petautshnig

 

El 2 de diciembre de 1874, desde el puerto inglés de Southampton zarpó hacia Sudamérica el ingeniero químico James Thomas Humberstone, quien décadas después recibiría el título de “Padre del Salitre”.
Tenía 24 años. Quizás no tuvo la sospecha, pero este viaje sería decisivo y definitivo. Tras un mes de navegación, desembarcó en Pisagua, pujante centro industrial y comercial peruano, cuya actividad giraba en torno a la exportación de nitratos y yodo. Una vez en tierra, se trasladó a la Oficina San Antonio, cuyos propietarios lo habían contratado para mejorar la productividad de sus faenas.

LIDERAZGO Y MANEJO
La labor de Humberstone consiguió un importante aumento en los rendimientos, con la optimización del “sistema Shanks” (disolución del caliche en bateas de doble fondo calentadas a vapor a menor temperatura de lo habitual).
“Su trabajo fue la continuación de los estudios y obras de otro ingeniero, James Walker, quien falleció por disentería días después del arribo de Humberstone”, comenta a Minería Total el ingeniero, historiador e investigador de la vida en la pampa calichera, Sergio Díaz Valencia.
El liderazgo y manejo de la operación minera llevaron a que Humberstone fuera nombrado administrador de la oficina Agua Santa, donde llegó a trabajar en 1877.

APORTE SOCIAL
En la mencionada oficina, Humberstone mostró su preocupación por mejorar las condiciones de vida de los trabajadores. “Parte de su política fue construir habitaciones separadas para hombres solteros y casados, una escuela, filarmónica, y canchas de tenis, fútbol y cricket. Este esquema fue copiado por la mayoría de las salitreras de la época”, señala Díaz Valencia.
Gran parte de la preservación patrimonial de las salitreras que fundó y administró Humberstone se debe al aporte de la Corporación Museo del Salitre, apoyada por SQM. “Tenemos un compromiso con la recuperación y difusión del legado y patrimonio histórico de la industria salitrera pues nos consideramos sus herederos”, manifiesta Pablo Pisani, gerente de Sustentabilidad de la minera.

Humberstone 4GUERRA DEL PACÍFICO
Díaz Valencia comenta que fue en Hacienda Tiviliche -residencia de los principales ejecutivos salitreros- donde Humberstone conoció a Irene Jones, con quien contrajo matrimonio en Arica en 1877. Tuvieron 13 hijos, de los cuales seis sobrevivieron. El más conocido fue Bertie, quien trabajó con su padre, y en 1935 dirigió la construcción de edificios en la Oficina Humberstone.
James Thomas Humberstone se encontraba en plena labor de modernización de Agua Santa, en 1879, cuando sucedió la Campaña de Pisagua de la Guerra del Pacífico.
Las hostilidades obligaron al ingeniero a internarse en el desierto, junto con su familia. Sin embargo, la precariedad de la pampa lo hicieron enfilar a Arica y luego a Tacna.
Para reanudar las operaciones, los dueños de la Compañía de Agua Santa y el cónsul británico gestionaron ante el Gobierno chileno su retorno y, para darle un mayor respaldo, se le entregó un pasaporte donde su nombre cambió a Santiago Humberstone. Así, en 1880, formó la sociedad Humberstone & Company, con el objetivo de construir nuevas plantas salitreras junto a inversionistas privados.

RECONOCIMIENTOS
Se retiró en 1925, tras dedicar 55 años de su vida a la industria del salitre.
Sus contribuciones fueron reconocidas por la Asociación de Productores de Salitre de Chile, y el Gobierno que le otorgó la “Medalla al Mérito”.
En los Anales del Instituto de Ingenieros de Chile se alude a Humberstone como “Padre de la Industria Salitrera”.
En 1936 el Embajador británico, a nombre del Rey Jorge VI, le entregó la condecoración “Oficial del Imperio Británico”. Dos años antes, la oficina salitrera La Palma cambió su nombre a “Santiago Humberstone”, denominación que conserva hasta hoy.

Agregar un comentario

Top