Reportaje – JCB, un gigante que quiere crecer

JCB es un importante fabricante de maquinaría de construcción que presta servicios de apoyo a la minería. David Fernández, Heavy Products & Major Accounts manager para Latinoamérica y el Caribe de JCB, estuvo de visita en Chile y nos contó sobre la historia de la compañía, sus planes y los principales productos que ofrece para la industria.

Por Felipe Cavada Frias // Fotos JCB

Joseph Cyril Bamford es el nombre del fundador de JCB, el tercer mayor fabricante de maquinaria para la construcción en el mundo, que a lo largo de sus 70 años de existencia, se ha posicionado como uno de los líderes globales de la industria, pese a mantenerse como una empresa familiar.

A lo largo de estas siete décadas, JCB pasó de ser una pequeña empresa familiar que partió en un garaje a transformarse en un gigante de la industria con más de 12 mil empleados, plantas en cuatro continentes y comercializando sus productos en más de 150 países.

jcb1
David Fernández, Heavy Products & Major Accounts manager para Latinoamérica y el Caribe de JCB.

Más detalles sobre la historia de JCB nos aporta David Fernández, Heavy Products & Major Accounts manager para Latinoamérica y el Caribe de JCB. “La familia Bamford viene originariamente de la fabricación de maquinaria para la agricultura. Sin embargo, después de la Segunda Guerra Mundial, Joseph Cyril Bamford se dio cuenta de que había excedente de material, por lo que pensó que sería bueno empezar a hacer carretillas para el transporte de materiales”.

Esto lo llevó a desarrollar una de sus primeras innovaciones: el tornillo sin fin para poder elevar y descargar. Posteriormente, Joseph Cyril Bamford viajaría por negocios a Noruega, donde se toparía con una excavadora ligera, en un remolque enganchado a la parte posterior de un tractor. Dándose cuenta rápidamente que podría mejorar este concepto ajustando los cilindros hidráulicos del brazo excavador a la espalda del tractor, dando vida a sí a la primera retroexcavadora del mundo en 1949.

Este hecho sin duda marcó para siempre lo que ha sido una de las principales características que distinguen a JCB: su constante capacidad de innovación, principio que se mantiene vigente hasta el día de hoy. “A partir de ese momento la gama se fue expandiendo y se fueron introduciendo innovaciones que el mercado ha ido siguiendo, como el desplazamiento lateral del carro de la retroexcavadora, entre otras, las que primero salieron al mercado a través de JCB”.

Lo mismo sucedió con el manipulador telescópico, útil herramienta que pese al desconocimiento de muchos, fue inventada por JCB. Esta capacidad de innovación le ha permitido a JCB consolidar una posición de privilegio en ciertos segmentos, como lo son el de las retroexcavadoras – donde una de cada dos vendidas a nivel mundial es JCB- y el de los manipuladores telescópicos, de gran uso en minería y donde una de cada tres unidades comercializadas en el mundo es de la compañía inglesa.

Aporte a la minería

Si bien en JCB reconocen que no son una empresa enfocada en contribuir al proceso de extracción de la minería, si admiten prestar servicios de apoyo a la industria. Negocio que representa cerca del 10% de las ventas de la empresa en Chile, pero que les permite demostrar su performance en “las grandes ligas”.

JCB Manipulador Telescópico
El segmento de manipuladores telescópicos está en crecimiento. JCB cuenta con un 45% de participación.

“Tenemos todos los productos para dar apoyo a la minería, lo que es vital para dar servicio a la industria. Por el tamaño de nuestras maquinas estamos enfocados en eso”, señala David Fernández, quien aclara que esto obedece netamente a una política de la empresa de no desarrollar maquinaria tan grande, más que a un impedimento técnico.

“No nos metemos con máquinas de 100 toneladas porque no las tenemos, aunque podríamos tenerlas, pero no es nuestro enfoque. En cambio sí damos un servicio a la minería que es muy necesario e importante”, añade el ejecutivo.

“Nosotros estamos muy bien posicionados en lo que es servicio y mantenimiento, especialmente gracias a nuestros minicargadores y manipuladores telescópicos, e incluso tenemos algunos cargadores 467 ZX trabajando en algunas minas”, apunta Fernández.

En este sentido, los principales productos que ofrecen a la minería son los mencionados mini cargadores y manipuladores telescópicos, siendo estos últimos el caballito de batalla de la compañía en el segmento.

En el caso de los primeros, este es un segmento de alto interés para la empresa, ya que representa cerca del 25% del total de ventas del mercado y donde JCB cuenta con productos de vanguardia como los modelos 155 y 260.

Por su parte, si bien el segmento de los manipuladores telescópicos aún es relativamente nuevo en Chile, este está en crecimiento y JCB cuenta con un 45% de participación. “El segmento de los manipuladores telescópicos está bastante nuevo en el mercado chileno, no así en países desarrollados, donde el manipulador hace tiempo ya viene con mucha fuerza. Aquí la gente lo está descubriendo, está conociendo sus bondades y la versatilidad que tiene para diferentes industrias. Es un mercado en desarrollo, donde nosotros llevamos la delantera, porque pudimos acercarnos a nuestros clientes y mostrarles las ventajas que tiene”, explica el ejecutivo.

Atributos

JCB minicargador
El bajo consumo de combustible es uno de los atributos de los equipos JCB, como este minicargador.

JCB cuenta con una gama de más de 300 productos que incluye desde los mencionados manipuladores telescópicos, minicargadores y retroexcavadoras, hasta cargadores frontales, generadores eléctricos y torres de iluminación, entre otros.

Productos que destacan tanto por “su calidad, como por su seguridad y eficiencia en el consumo, no sólo por un tema ecológico, sino que también porque la diferencia la marca el consumo de petróleo. Un litro a la hora parece que no es nada, pero cuando comienzas a hacer los números a fin de año son muchos miles de dólares de diferencia”, aclara David Fernández.

En este sentido JCB cuenta con una ventaja, ya que la compañía fabrica sus propios motores, los que cumplen con las últimas normas de emisiones exigidas en Europa y Estados Unidos, por lo que no tienen problemas de homologación.

En cuanto a la procedencia de sus productos, estos son fabricados en Inglaterra, Estados Unidos, Brasil, India y China, aunque de momento este último origen sólo está enfocado a abastecer la demanda local del gigante asiático.

Cercanía

A la hora de evaluar los pilares de la compañía, Claudio Echeverría, gerente JCB DercoMaq, señala: “Además de la calidad de nuestros productos –donde tenemos una ventaja potente porque son diseñados, creados y concebidos desde la lógica de la productividad- y la innovación-, JCB destaca por la cercanía que tiene con sus clientes”. Lo que incluye visitas permanentes para conocer sus inquietudes, reclamos y sugerencias para optimizar la performance de sus máquinas.

jcb
Con presencia en cuatro continentes, Dercomaq representa en Chile a la marca inglesa.

“Estas continuas visitas y la fabricación vertical de JCB permiten que todos los comentarios y sugerencias de nuestros clientes se transmitan y se traduzcan en cambios, en mejoras concretas. En los últimos seis meses, un par de comentarios de clientes ya se han incorporado en máquinas que se traen a Chile. Entonces esa cercanía se traduce en hechos concretos, que son mejoras y adecuaciones de los productos que requieren los clientes, porque las necesidades de aquí no son las mismas que en Europa o Estados Unidos”, enfatiza Echeverría.

“Esto tiene que ver con un dicho que tenía Joseph Cyril Bamford, “jamás contento”, que apuntaba a la innovación, porque hay que estar pensando en cómo podemos hacer la vida más fácil a la gente. ¿Y cómo puedes innovar? Escuchando las necesidades de tus clientes. Entonces, aquí se les escucha, porque son los que más saben”, apunta David Fernández.

Esto permite a la compañía customizar sus máquinas según los requerimientos específicos, lo que es ampliamente valorado por el cliente.

Planes 2016

A nivel regional, David Fernández comenta que el objetivo de JCB durante el año será poner especial énfasis en las grandes cuentas, que tienen presencia en sectores tan diversos como minería y construcción. Esto sin dejar de lado a sus clientes más pequeños. “Queremos que las grandes cuentas que no nos conocen o que nos conocen pero no trabajan con nosotros, nos den la oportunidad de trabajar con ellas y sepan qué hay detrás de JCB y DercoMaq”, enfatiza el ejecutivo.

Echeverría, en tanto, aclara el panorama en Chile y explica que buscan alcanzar entre un 17% y un 17,5% de participación de mercado durante el presente año, aunque no oculta que la ambición en el corto plazo es alcanzar el 20% del mercado general de maquinaria. La consigna es crecer, independientemente del escenario económico actual.

A esto se suma el objetivo de querer mantener el liderazgo en los segmentos retroexcavadoras y manipuladores telescópicos, y desarrollarse fuertemente en lo que es maquinaria pesada y minicargadores.

Por último, el ejecutivo dice que otro de los focos importantes este año serán las ventas institucionales, las cuales buscan atacar con especial énfasis, ya que es donde hay volúmenes importantes y para lo cual están destinando recursos humanos extra.

 


 

 

Récord de velocidad

Un hito curioso en la historia de JCB es que desde agosto de 2006 cuenta con el récord de velocidad para un vehículo terrestre impulsado por un motor diésel, luego de que el JCB Dieselmax, alcanzara la impresionante velocidad de 563.418 km/h en Bonneville Salt Flats, Estados Unidos.

Récord que tenía como objetivo demostrar las capacidades del motor JCB, que montan sus diversas máquinas, y para el cual se unieron dos motores JCB de cinco litros, que producían en conjunto 1.500 caballos de fuerza y más de 3.000 Nm de torque.

 

 

Agregar un comentario

Top