CAP revela estrategia para 2016

Privilegiar la rentabilidad por sobre la producción de acero, diversificar sus negocios mineros y aprovechar la capacidad ociosa de sus puertos y planta desaladora, es parte de la nueva estrategia de Grupo CAP para 2016, que en el año 2015 sorprendió  tras obtener utilidades de US$2,1 millones pese al desplome del precio del hierro, su principal recurso, que cayó un 40%.

En entrevista con diario La Tercera, Fernando Reitich, gerente general de Grupo CAP, prevé que la tendencia de los precios del hierro y el acero mantendrán una ruta volátil. “Este año va a ser difícil y probablemente el que viene también”, anticipa el ejecutivo.

Foco en rentabilidad

Optimizar su rentabilidad, no la producción. Esta última, si hay que subirla o bajarla, dependerá de cuán rentable sea. Para este año, en el negocio del hierro (actividad desarrollada a través de CAP Minería), la firma tiene como meta alcanzar los 16 millones de toneladas, un alza de 4% respecto de 2015, “con la flexibilidad de disminuir esta meta si un tonelaje menor reditúa en una mayor rentabilidad”, acota Reitich. En acero (CAP Acero) esperan despachar  760 mil toneladas, equivalentes a un aumento de 6%.

Para afrontar este 2016, la compañía pondrá énfasis en una continua reducción de costos y en mejoras de productividad. En 2015, CAP Minería subió su productividad en 22%. Para este año esperan incrementarla en otro 15%.

Potenciar infraestructura

La firma irá más allá de sus negocios tradicionales y puso como uno de sus objetivos la diversificación de su portafolio. “Nuestros activos de infraestructura, como los puertos y la planta de desalinización, juegan un papel importante al mitigar parcial y crecientemente la volatilidad en los emprendimientos más tradicionales del grupo”, sostiene Reitich.

La ventaja que tienen esos activos, precisa, es que los ingresos son muy estables y justamente por eso los activos tienen un altísimo valor. Hoy, aportan el 25% de los ingresos totales.

En la compañía ven espacios para duplicar el crecimiento de la planta desalinizadora de agua de mar, que operan en la Región de Atacama. En 2015, la instalación produjo 17 millones de metros cúbicos. “La planta puede crecer al doble, hay muchos interesados en comprarnos agua”, resalta el gerente general.

También estiman que pueden expandir al doble la carga que movilizan sus puertos. La minera tiene cuatro terminales distribuidos entre las regiones III y IV: Guacolda II, Las Losas, Guayacán y Totoralillo. “CAP se va a ubicar como un operador portuario. Nuestros puertos hoy están subutilizados y estamos en avanzadas tratativas con otros clientes para que utilicen nuestras instalaciones para la exportación e importación de productos”, indica Reitich.

Otros metales

Hoy están explorando la minería del cobre, en sociedad con la minera canadiense Hot Chili. Reitich es enfático: “La rentabilidad de las inversiones deberán ser tales que justifiquen los riesgos asociados”. El proyecto de más de US$ 700 millones está en etapa de prefactibilidad, en la III Región. “Estamos avanzando para luego determinar el mejor momento de tomar la decisión de inversión”, relata.

Transformar el acero en productos innovadores es otro foco para CAP. A través de Cintac el holding impulsó un área de negocios de soluciones fotovoltaicas y de componentes estructurales para grandes plantas. Para comenzar, subraya Reitich, partieron la construcción de la mayor planta fotovoltaica del país sobre techo, en la misma Cintac, que tendrá una capacidad instalada de 8 MW y demandará una inversión de US$ 8 millones.

Codelco y el dumping

Lo que sí ven con preocupación en CAP es el negocio acerero, amenazado por la irrupción de las importaciones chinas que han bajado los precios fuertemente y afectado la demanda por los productos de la empresa. En octubre pasado, la Comisión Antidistorsiones de Precios fijó como medida de salvaguardia provisional una sobretasa  de 37,8% a las importaciones de alambrón de acero.

Medida insuficiente para CAP. “La distorsión continúa y no sólo desde China. Esto pone en riesgo no sólo a Huachipato, sino a toda su cadena de valor”, enfatiza el gerente.

Y acusa: “Llama la atención que la empresa más icónica del país, como es Codelco, propicie la importación de bolas para la molienda a precios distorsionados, aumentando la participación de las importaciones de éstas en sus compras”.

Agregar un comentario

Top