BROWNFIELD – La crucial ampliación de Los Pelambres

Junto con proveer el suministro de agua que necesitará la faena, sin afectar los acuíferos continentales, la iniciativa presentada al sea propone una nueva línea de molienda en la planta chacay, con la cual se enfrentará la mayor dureza del mineral.

Por Alfredo Galleguillos C. // Fotos Minera Los Pelambres

Con una inversión estimada de US$1.100 millones, Minera Los Pelambres –parte del grupo minero Antofagasta Minerals– prepara su primer proyecto de ampliación en 14 años, con el que espera mantener su nivel de producción anual de cobre fino, afectado por la mayor resistencia que ofrece el mineral en el proceso de molienda.

El Estudio de Impacto Ambiental (EIA) del “Proyecto de Infraestructura Complementaria” -que ingresó a principios de mayo al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental de la Región de Coquimbo, pero no admitido a tramitación- considera la contratación de hasta 3.300 trabajadores, de los cuales se espera que al menos un 30% provenga de Los Vilos, Salamanca y del resto de la comunidades de la provincia del Choapa y de la Región de Coquimbo.

SAG y bolas

La iniciativa incluye el reforzamiento del sistema de molienda, con la incorporación de dos nuevos molinos en Planta Chacay. La modificación considera una ampliación del recinto de almacenamiento de stock pile, desde las 480.000 toneladas actuales a 600.000 toneladas. A continuación, el sistema de molienda, que hoy consta de tres equipos SAG, se incrementará en uno adicional. Luego, se agregará un nuevo molino de bolas a los seis existentes.

En el circuito de recuperación de concentrados, la minera del grupo Luksic contempla añadir seis nuevas celdas de flotación Rougher, de 250 m3 de capacidad, a las 49 ya operativas.

De esta manera, será factible procesar la mayor capacidad de producción del sistema, aunque –subrayan en la EIA- manteniendo la tasa de manufactura. En otras palabras, el rediseño de la línea de concentrados compensará la mayor dureza del mineral.

“Esto es tremendamente relevante porque, en la medida que el mineral se va poniendo más duro, vamos perdiendo capacidad productiva. De esta forma, vamos a recuperar los niveles de producción”, explica Robert Mayne Nicholls, gerente general de Minera Los Pelambres.

“Este proyecto es clave para potenciar la competitividad de Pelambres y poder afrontar este período de menores precios en la industria del cobre, ya que nos permite asegurar que la compañía mantendrá su producción estable”, asegura Iván Arriagada, presidente ejecutivo de Antofagasta plc.

Compromiso con Salamanca

El proyecto, además, contempla construir una planta desalinizadora en la bahía de Conchalí, comuna de Los Vilos, y un sistema de impulsión con el objetivo de asegurar el suministro de agua desalada de uso industrial para la operación minera, incluso en condiciones de sequía como la vivida en los últimos años.

Este componente es también parte de los compromisos adquiridos por Los Pelambres con las comunidades aledañas, particularmente con los vecinos de Salamanca, en marzo de 2015. En esa ocasión, la minera acordó que “cualquier necesidad adicional de agua para la operación se abordaría con agua de mar”.

La desaladora –señala la empresa- proyecta producir un caudal de 400 l/s, con un modelo que busca evitar cualquier impacto en el entorno, ya sea de la planta, el mar y el corredor de conducción hacia el yacimiento.

Obras submarinas

“Estudiamos la Bahía Conchalí para ubicar la cámara de captación en la profundidad donde hay menos vida
marina. Esta cámara posee una rejilla que minimiza el posible ingreso de especies marinas”, precisa Pelambres enun video corporativo. La captación se realizará a 20 metros de profundidad y 730 metros de distancia de la planta, siendo conducida por tubos HPDE.desaladora

El agua de mar ingresará en la planta de manera gravitacional, lo que evitará la succión de agua. En la unidad de osmosis inversa, el agua se separará de la sal para generar dos productos: agua industrial y salmuera. El primero se impulsará hasta la faena y el segundo se devolverá al medio marino. Este último proceso se caracterizaría por reducir al mínimo sus efectos.

Un módulo de expulsión, ubicado a mayor distancia (1.050 m) y profundidad (26 m) que el punto de captación, contará con
10 difusores. Además, la temperatura de la salmuera será la misma del mar.

Concesión marítima

Las obras del proyecto ubicadas en áreas concesionables, son parte de la solicitud de Concesión Marítima (CCMM) Mayor actualmente en trámite ante la Subsecretaría para las Fuerzas Armadas del Ministerio de Defensa Nacional, sostiene la presentación al SEA.

Agrega que, a excepción de las obras marinas incluidas en la CCMM, la infraestructura que considera el proyecto desaladora se instalará en terrenos de propiedad de la compañía y aledaños a su terminal de embarque Puerto Punta Chungo, el que también considera utilizar infraestructura existente en esta área industrial.

Transporte

El agua generada por la planta desalinizadora será almacenada en un estanque de 1.000 m3 de capacidad ubicado a un costado de dicha planta en el área industrial. Este estanque será parte de la nueva estación de bombeo denominada EB1 que estará compuesta por un set de bombas.

Planta-desalinizadora-transporte
Acueducto de 61 kms llevará hasta 450 l/s hasta la estación en El Mauro.

Desde este punto se iniciará el trazado de la tubería que conducirá el agua desalada con un recorrido de 61 Km. Esta tendrá una capacidad para conducir hasta 450 l/s entre la estación de bombeo EB1 y la estación de recirculación de agua 1 (ER1), en el área industrial El Mauro, descargando en la sentina actualmente operando (a 1.000 m s.n.m.).

Ambas aguas industriales, tanto aquella proveniente de la planta como la recirculada de los relaves de Tranque El Mauro, se mezclarán en esta sentina. En esta estación ER1, el agua será reimpulsada por un sistema de bombas que serán repotenciadas. La tubería de conducción llega hasta la estación de recirculación 2 (ER2), actualmente operando (a 1.600 m s.n.m.).

Agregar un comentario

Top