Energía: Proyectan continuidad de precios y piden impulsar hidroelectricidad

Hidroeléctrica Angostura de Colbún
  • La tendencia de costos se mantendría en el mediano plazo, considerando la cantidad de energía sin contratar que se encuentra disponible en el sistema, ya sea en plantas existentes como en aquellas con permisos aprobados. 

El año que viene no debería distar mucho de lo observado en 2016 en materia energética. Los precios adjudicados en la licitación pasada -que promedió US$ 47,5 por MWh- deberían mantenerse en los procesos de 2017, aseguran directivos y expertos.

Claudio Seebach, director ejecutivo de la Asociación de Generadoras, estima que en la subasta de 2017 se verá “una tendencia similar en cuanto a participación y competencia, ya que además se está incorporando un esquema favorable para ofertas con estacionalidad, como típicamente lo son las centrales hidroeléctricas de pasada”.

Sebastián Bernstein, socio de Synex, señala que estos valores se mantendrán porque quedó mucha energía disponible no adjudicada de generadores convencionales y no convencionales. “La presión por contratos a precios bajos se mantendrá pues las proyecciones de precios spot son a valores muy bajos, por la sobreoferta, el bajo crecimiento esperado de la demanda, y la baja de precios en los combustibles, entre otros”, explica.30

Francisco Aguirre Leo, socio de Electroconsultores, estima que los precios alcanzados en las últimas licitaciones se mantendrán porque es probable que la demanda no crezca.

Vivianne Blanlot, ex secretaria ejecutiva de la Comisión Nacional de Energía (CNE) y directora de empresas, sostiene que la demanda se mueve cerca del crecimiento del PIB, y dado que el crecimiento económico para 2017 se estima entre 1,5% y 2,5%, el incremento irá en ese rango. Si bien apuesta a que el país seguirá viendo precios entre US$ 50 y US$ 65 por MWh, “dependiendo de la seguridad que aporta cada tecnología al sistema”, Blanlot puntualiza que los precios de la última licitación no estarán vigentes hasta el 2020 o 2021, y solo se materializarán en la medida que los proyectos adjudicados se concreten a los costos esperados.

Seguridad

Blanlot enfatiza que en las próximas licitaciones, y producto de la fuerte arremetida de renovables, es necesario que se tome en cuenta la necesidad de respaldo. Precisa que la tecnología que mejor puede hoy respaldar a las intermitentes -como la eólica y la solar- es la hidroelectricidad de embalse y las centrales de ciclo combinado de gas natural, aunque también señala que en el futuro se debería incentivar el almacenamiento cuando este presente costos competitivos.

Para Bernstein es importante asignar a las ERNC (Energías Renovables No Convencionales) que se instalen a partir de 2023 “el costo adicional que le irrogarán al sistema eléctrico en términos de disponer de sistemas de almacenamiento (embalses, bombeo o baterías) o bien de generación térmica de partida y detención rápida, para los fines de estabilizar la generación”.

En general, los expertos proyectan que la presencia de ERNC seguirá al alza, y estiman que esto crea la necesidad de un fuerte desarrollo de líneas de transmisión, ya que las que hoy están en construcción quedarán copadas hacia 2023, dependiendo de como evolucione la demanda. También advierten la necesidad de fomentar la eficiencia energética y la generación distribuida.

Economía y Negocios contribuye con información a esta nota.

Agregar un comentario

Top