Entrevista a Pablo Di Si, Presidente de Volkswagen para América Latina

Tuvimos la entretenida oportunidad de conversar con el alto ejecutivo de la marca alemana, que visito Chile y converso con nosotros sobre los planes futuros de la marca en la región y nuestro país, donde se prepara una ofensiva muy fuerte en los próximos años.

Chile es un mercado muy interesante para la marca Volkswagen desde hace algunos años, y una muestra de esto es la visita del Presidente para América Latina, Pablo Di Si, que converso largamente sobre muchos temas relevantes para nuestro mercado, entre los que se hablo de nuevos modelos, nuevas tecnologías y como se espera que evolucione la industria automotriz mundial.

DSC_8412

En este mundo que ha demostrado una preferencia por los SUV ¿Por qué se siguen desarrollando y lanzando nuevos sedanes en la región?

Dentro de la fuerte ofensiva de productos con tiene la marca, con 20 modelos a lanzarse en los próximos cinco años, se lanzarán 5 SUV siguiendo la tendencia mundial. En Chile los SUV llegan a un 33% del mercado, por sobre lo que ocurre en Argentina o Brasil, donde llegan a un 20%.

Pero esto no significa que se deban olvidar segmentos que aun siguen siendo importantes en ventas, como son los sedanes, y para conseguir el objetivo de estar entre las cinco marcas más vendidas en Chile en los próximos años, seguiremos invirtiendo en el, como lo hicimos con el Virtus y con el Jetta.

¿Qué planes tienen como marca para integrar tecnologías verdes en la región?

Lo primero que hay que entender, es que los países en donde la electromovilidad funciona, son aquellos donde el estado esta subsidiando la compra de estos modelos. Luego, hay que analizar el ecosistema de estos países, que se refiere a la matriz energética, y otros puntos. Como Volkswagen dijimos que vamos a tener 20 productos eléctricos o híbridos diseñados en los próximos cinco años.

Para Chile, lo más fácil es tomar alguno de estos productos y traerlo, solo se debe homologar y listo. El tema está en la velocidad que cada mercado tenga para adaptarse a ellos, en relación a las leyes, redes de carga y beneficios, así que si el proceso es rápido, traeremos más eléctricos o híbridos, no hay problema.

El próximo año, se planea hacer un piloto en la región, incluyendo Chile, con modelos eléctricos. Hoy podemos traer un auto eléctrico, no mañana, hoy, pero el problema es ¿Dónde se va a abastecer? ¿Si falla quien le dará asistencia? ¿Cómo lo van a usar? Hay que entender esto, para cuidar al cliente y para proteger a nuestra marca.

DSC_8281

¿No sientes que al esperar puede significar el dar ventaja a otras marcas?

Por eso haremos un piloto el próximo año, ya que la imagen de marca puede ser muy positiva o si falla, puede ser muy negativa. Hay que encontrar un punto de equilibrio entre la visión verde y dar un buen servicio a los híbridos y eléctricos.

¿Con que modelos podría ser?

Como imagen de marca, deben ser modelos icónicos. Estamos pensando en el Golf, estudiando la Tiguan, la familia ID que sale el 2020, así que tenemos varias posibilidades. Elegir el producto dentro del portafolio de Volkswagen, no va a ser difícil, ya que hay muy buenos autos y muy buena tecnología. Recordemos que la mayor parte de los híbridos y eléctricos de hoy en día son adaptados de autos a combustión. Pero a partir del 2020 serán autos diseñados pensados en ser eléctricos.

Pero creo que el futuro game changer de la industria no son los autos eléctricos o híbridos, sino los autos autónomos. Tuve la oportunidad de estar adentro de un auto autónomo de Volkswagen, y para alguien que le gusta manejar, es una experiencia única. Subirse a un vehículo que te lleva de un punto A al punto B sin hacer absolutamente nada, donde se puede hacer otra cosa, que se pueda programar que auto te recoge según lo que necesitemos, es el futuro.

¿Y cuán lejos estamos de eso?

La tecnología ya existe, está siendo más que testeada, y creo que esta es un área donde la tecnología avanzo más rápido que las leyes y la infraestructura. El desafío es más mirar al ecosistema que adentro de la empresa.

¿Entonces, cuán cerca estamos entonces?

Eso depende de cada país y de su velocidad. Ya deja de ser un tema solamente de las marcas o de la industria automotriz. Por eso es tan fascinante, ya que por primera vez en la historia, debemos mirar todo el ecosistema.

Cada ciudad le dará una velocidad diferente de acuerdo a los que ellos quieran. Por ejemplo Berlín o Hamburgo, o estados como Michigan, donde ya están con pilotos en la vida real. Estoy convencido de que ciudades como Santiago, Buenos Aires o Sao Paulo,  pueden hacerlo. Es una visión de 5,10 o 15 años. Depende del apetito de cada ciudad. Estoy convencido cuando un consumidor se sube a un auto autónomo, no hay vuelta atrás.

Es lo mismo que ocurre con nosotros, que hace algunos años nunca nos habríamos imaginado que se podría comprar un pantalón, una camisa o un zapato en una tienda online. Nosotros que fuimos entrenados para ir a un shopping mall. Yo hace dos o tres años que no piso un shopping. Esto será un proceso similar, creo que en 10 o 15 años va a haber gente como nosotros que nos gusta manejar, pero para muchos va a ser una opción.

¿Cuándo va a ser el día en que un auto eléctrico cuesta lo mismo que un vehículo a combustión?

Todo depende de la curva de demanda, según se acelere, pero no es loco pensar que de aquí al 2025 ya tengamos bajas de precios drásticas.

Agregar un comentario

Top