Prueba Ford F4000 4×4: Cabra de montaña

Texto: Gabriel Baeza / fotografías: José Carvajal           

Para la marca Ford, su línea de camiones ha sido siempre una gran área de negocios cuando se trata de tener camiones potentes, versátiles y de gran calidad. Los camiones Cargo de la marca norteamericana has sabido abrirse un importante segmento de mercado, manteniendo un diseño reconocible desde lejos, buen equipamiento, confort y motores fiables.

Y es por eso, que el año pasado fueron un paso más allá y se atrevieron a introducir un modelo que no había llegado anteriormente, con una configuración de chasis cabina, motor Cummins, capacidad total de siete toneladas y una interesante tracción a las cuatro ruedas con caja reductora.

FORF F 40008096

El diseño claramente no está emparentado con la línea cargo, al ser básicamente una versión profesional de la gama F de camionetas, donde se encuentra bastante por sobre una F150 de uso normal con licencia B, ya que cuenta con un chasis mucho más reforzado, mayor capacidad de carga y una reforzada tracción en las cuatro ruedas.

Se ve como una camioneta de hace algunos años, pero tiene la gran ventaja de que no cuenta con detalles caros ni tecnología compleja. Algo que se agradece en un modelo de trabajo y que posiblemente deba circular por terrenos muy complicados y bajo condiciones severas. El frontal cuenta con una gran máscara cromada con tres barras horizontales, y el logo con el ovalo azul en el centro.

FORF F 40008097

Cuenta con unos focos principales muy simples y potentes, con un gran y robusto parachoques delantero. El lateral, donde veremos básicamente su cabina, demuestra mucha fortaleza, con un capo grande, puertas de gran tamaño, manillas verticales firmes y una gran ventana lateral para mejorar la visibilidad. Los espejos no son tan grandes, pero debido a que su largo total no es tan extendido, no es necesario este ítem y funcionan de buena manera. Las llantas de 17.5 pulgadas se sienten robustas y calzan neumáticos 215/75, que van a funcionar bien en terrenos de montaña.

Las dimensiones exteriores son muy buenas, al no ser ni tan grande ni tan chico, así pudiendo acceder a zonas complicadas y donde se requiere una elevada maniobrabilidad. Tiene un largo total de 6.318 mm, con un ancho de 2.023 mm  (sin espejos), una distancia entre ejes de 4.181 mm y con un largo carrozable de 3.500 mm. Su capacidad de carga alcanza los 4.180 kg, con una tara de 2.990 kg. La capacidad del estanque es de 135 litros de combustible y de 20.5 litros de urea.

Interior diferenciado   

Su interior mantiene el concepto clásico que vemos en su exterior, y al subirnos recordamos otras camionetas o productos de la marca de años atrás. El equipamiento es muy simple y busca ser un producto fiable y con pocas cosas que puedan fallar. Los asientos son de banca, separando al del conductor, que integra suspensión neumática, y el de los otros dos pasajeros.

FORF F 40008114

El volante es de dos rayos, simple y que permite ver sin problemas su tablero de instrumentos, también muy simple. Cuenta con dos grandes relojes, un velocímetro a la izquierda (calibrado hasta 125 km/h) y un tacómetro a la derecha, con la zona roja a menos de 3.500 rpm. También tendremos un reloj para el nivel de combustible, otro para la temperatura del refrigerante. Demasiado simple quizás y podríamos tener algún otro reloj que nos informe más que ocurre con el motor o componentes mecánicos.

Su equipamiento es muy simple, sin alza vidrios eléctricos, ni cierre centralizado, ni computador a bordo. Solamente contamos con lo básico, dirección hidráulica, aire acondicionado, tacógrafo digital y frenos ABS.

FORF F 40008112

Abriendo su capo, nos encontramos con un excelente motor Cummins ISF 2.8 150 P7-2, de cuatro cilindros en línea, 2.776 cc, que entrega una potencia de 162 Hp a 2.300 rpm y un torque de 360 Nm entre 1.800 y 2.900 rpm, que cumple con la normativa Euro 5 gracias al uso de urea.

Se acopla a una caja manual de cinco velocidades Eaton FSO 4505D,  muy resistente, con un embrague LUK de 303 mm y de regulación automática. La dirección es TRW TAS 20, de bolas re circulantes. El eje trasero es un Dana 80, muy firme, con relación 4.88:1.

Cuenta con un esquema muy probado de suspensión, especialmente en uso todo terreno, ya que equipa eje rígido con barras estabilizadoras adelante y atrás, con amortiguadores telescópicos hidráulicos adelante y paquete de resortes con ballestas semi elípticas atrás. Los frenos son de discos adelante y tambor atrás, con ABS, junto con un freno de estacionamiento al eje trasero.

FORF F 40008115

Listo para la montaña

Ya abrir su puerta y subirnos, nos hace pensar que o estamos en una camioneta grande o un camión pequeño. Al sentarnos en el asiento del conductor, la sensación de simpleza y de volver al pasado es la primera que sentimos, con la posición de manejo, detalles interiores y la palanca de cambios, que recuerda a otras camionetas de la marca, como la Ranger de primera generación.

El manejo es claramente más cercano a un camión que a una camioneta (sobre todo si la comparamos con las más modernas que tenemos en el mercado el día de hoy). Pero se siente muy cómoda si la vemos como un camión. La maniobrabilidad es buena, pero el radio de giro no es el mejor, necesitando en algunas maniobras hacerlas en más de un movimiento.

Su motor es bastante silencioso y el trabajo de las suspensiones es muy bueno, copiando de excelente manera los terrenos malos, algo que será su hábitat natural más que el asfalto. El asiento del conductor con suspensión, ayuda a mejorar el confort, aunque la palanca de velocidades se siente algo incomoda por su gran largo, pero con unos recorridos cortos y bien precisos, muy típicos de la marca.

Su motor empuja muy bien desde abajo, y se nota la buena puesta a punto de Cummins, donde desde 1.000 rpm ya contamos con buena disponibilidad de torque, hasta llegar a la zona ideal entre 1.800 y 2.900 rpm, la zona ideal “verde”.

La excelente altura al suelo, permite circular por terrenos rotos sin problemas, donde además contamos con ejes muy firmes en caso de toparlos con algo del terreno. Cuando necesitamos más tracción, simplemente acoplamos la tracción con un comando eléctrico en el tablero y bloqueamos sus cubos manuales, y ya estamos listos.

Si el terreno o la carga lo requiere, aun tenemos una opción más extrema como es su caja reductora, con lo que tendremos casi un tractor, al que mejoraremos la fuerza en subida o retenciones de motor en bajadas, podremos circular a muy baja velocidad por terrenos realmente extremos y no dañar lo que llevemos en la zona posterior.

Si vemos los puntos bajos, quizás su equipamiento podría ser mejor (o al menos ofrecer una versión de mayor equipamiento disponible de seguridad y confort), pero realmente lo más probable es que sus clientes objetivos valoren de gran manera su simpleza y sencillez general. Lo más importante por lejos, que es el tren motriz, cuenta con todo el respaldo de Cummins, Eaton, Dana, por mencionar algunos.

Como conclusión, encontramos un excelente producto que está prácticamente solo en un mercado donde puede ser muy útil contar con este tipo de tracción para zonas y faenas extremas, algo bastante común en nuestro país.

FICHA TÉCNICA

GENERALIDADES:

Unidad probada: F4000 4×4

Página web: www.ford.cl

MOTOR

Tipo: Cummins ISF

Cilindrada: 2.776 cc

Potencia máx.: 162 Hp a 2.300 rpm

Torque: 360 Nm entre 1.800 y 2.900 rpm

BASTIDOR:

Frenos delanteros: discos con ABS

Frenos traseros: tambores con ABS

Suspensión delantera: Eje rígido

Suspensión trasera: Eje rígido con paquete de resortes

Neumáticos: 215/75 R17.5

Dirección: Hidráulica

CAPACIDADES:

Capacidad de carga: 4.180 kg

Agregar un comentario

Top